Danza Oriental en Egipto

Danza Oriental en Egipto es un libro sobre la historia de la danza del vientre basado en una investigación periodística de Giselle Rodríguez. La autora, que es periodista y traductora además de bailarina, músico y profesora de danza oriental, reconstruye la historia del “belly dance” en 197 páginas y 52,700 palabras con la ayuda de imágenes de danza plasmadas en pinturas, relieves, cerámicas, esculturas y fotografías, así como de narraciones de viajeros occidentales a Egipto, crónicas de época, artículos periodísticos, referencias bibliográficas y documentales sobre el tema.

El libro incluye, además, una lista con las canciones más conocidas para bailar “belly dance”, una guía de los ritmos más utilizados en la música árabe y un glosario de palabras y nombres relacionados con la música, la danza y la cultura árabe.

Si te interesa comprar el libro ($400 pesos mexicanos o US$35 para envíos fuera de México) búscanos en Facebook como Danza Oriental en Egipto o contacta a la autora por e-mail: gisellehabibi@gmail.com. El libro no se consigue en internet ni en librerías, solo se compra directamente con la autora.

Hojéalo en este video:

Í n d i c e 

Capítulo 1 – Danza en el antiguo Egipto

  • La danza en los papiros
  • Instrumentos musicales del antiguo Egipto
  • ¿La danza de la abeja?

Capítulo 2 – Contacto con otras civilizaciones

  • Danza y música en el mundo árabe medieval
  • Qaynah
  • Al Andalus

Capítulo 3 – Los harenes del imperio otomano

  • Danza masculina

 Capítulo 4 – Ghawazi y awalim

  • Muhammad Ali
  • Danza del vientre: las exposiciones universales
  • Primeras filmaciones de bailarinas
  • Origen del término “belly dance”

Capítulo 5 – Orientalismo

  • Pintura y fotografía del siglo XIX

Capítulo 6 – Badia Masabni

  • El cine egipcio de la época de oro
  • Tahiya Carioca
  • Samia Gamal
  • Naima Akef
  • La siguiente generación: Souhair Zaki, Nagwa Fouad, Fifi Abdo y Nadia Gamal
  • Las hermanas Jamal
  • Reda Troupe
  • Banat Mazin
  • Ouled Nail

Capítulo 7 – La danza oriental en el Egipto moderno

  • La globalización de la danza oriental
  • Dina Talaat
  • Al Rakesa The Belly Dancer
  • Festivales de danza
  • Elementos: bastón, velo, sable, melaya, shamadan, alas de Isis
  • Folclores del mundo árabe

Capítulo 8 – Música árabe

  • Música en Egipto
  • Abdel Halim Hafez
  • Mohamed Abdel Wahab
  • Farid al Atrash
  • Um Kulthum
  • Canciones que toda bailarina debe conocer
  • Ritmos más comunes de la música árabe

Capítulo 9 – Palabras y nombres relacionados con la música, la danza y la cultura árabe

Epílogo

registro autor danza oriental egipto jpg

Conferencia sobre la historia de la danza oriental impartida por la autora del libro “Danza Oriental en Egipto” en el Museo Nacional de Antropología como parte del programa académico de la Semana Árabe 2016 organizada por el CIDE.

Conferencia de Giselle Rodríguez sobre la historia de la danza oriental.

Conferencia de Giselle Rodríguez sobre la historia de la danza oriental.

Videoresumen de la conferencia

Constancia de participación

reconocimiento

Entrevista para el diario mexicano El Universal

Entrevista en el programa de radio por internet Belly Conexión

https://www.facebook.com/DanzaOrientalenEgipto/videos/1088425021230445/

Charla con la bailarina Almudena de Argentina 

Danza Oriental en Egipto in the press: The History of Belly Dance in Egypt in 20,000 word

Publicado en belly dance, danza, música | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Desfile de las momias egipcias – Pharaoh’s Golden Parade

El día de hoy, sábado 3 de abril de 2021, fueron trasladadas las momias de 22 faraones, entre ellos Ramses II, Ramses IX, Ramses VI, Ramses V, Ramses IX, Seti I, Seqenenre y Tutmosis III y las reinas Hatshepsut, Meritamen, Ahmose y Nefertari del museo en la Plaza Tahrir de El Cairo al Museo Nacional de la Civilización Egipcia en Fustat.

Como parte del desfile, titulado Pharaoh’s Golden Parade (#موكب_المومياوات_الملكية​), se ofreció un espectáculo de danza coreografiado por el bailarín jordano-canadiense Hany Abaza y un concierto con música interpretada por la Orquesta y el Coro de la United Philharmonic Orchestra dirigida por el Maestro Nader Abbasi y compuesta por Hisham Nazih. Las tres cantantes solistas fueron Reham Abdul Hakim, Amira Salim y Nesma Mahjoub. En los timbales estuvo Radwa el Beheiry y la violinista solista fue Salma Sorour.

Video del show de danza:

Algunas de las bailarinas (y bailarines) que participaron forman parte del ballet de la Cairo Opera House: Elisa Biason, Odette Marucci, Habeba Sayed, Habiba Ibrahem, Kristina Luzi, Giulia Andreoli, Yassmin Samir, Nada Aamr y Amr Patrik.


🎙️🇪🇬Traducción de las palabras del canto interpretado en egipcio faraónico por la soprano #AmiraSelim en el concierto por el traslado de las momias reales.


Oh gente y dioses que estáis en la montaña
Ella es la única dama
Temed a Isis, porque es ella quien da a luz al día
Reverencia a Isis, ella es la dama de Occidente y las dos tierras
Reverencia a Isis, porque es el ojo de Ra de gran destino en las provincias
Reverencia a Isis, porque es ella quien le da mucho al rey del Alto y Bajo Egipto

Las palabras fueron tomadas del templo de Deir al Shelwit en Luxor y de los textos de las pirámides.

Link a la música: https://w.soundcloud.com/player/?url=https%3A//api.soundcloud.com/tracks/1022164255&color=%23ff5500&auto_play=false&hide_related=false&show_comments=true&show_user=true&show_reposts=false&show_teaser=true&visual=true Mohamed Hesham · Pharaohs’ Golden Parade Orchestra – Hieroglyphic Song

Video del desfile y el concierto completos:

Algunas imágenes del evento:

Publicado en actualidad, danza | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

8a. edición del libro Danza Oriental en Egipto

📢‼ Queridos seguidores: Les comparto la noticia de que ya está lista la 8a. edición del libro Danza Oriental en Egipto, que contiene 197 páginas y 52,700 palabras sobre la historia de la “danza del vientre”.

Para adquirirlo contáctame en la página del libro en Facebook (https://www.facebook.com/DanzaOrientalenEgipto/) o envíame un correo a: gisellehabibi@gmail.com).

Costo: $350 pesos mexicanos o 35 dólares (Ambos precios más envío).
Puedes pagar con depósito bancario (en México) PayPal, Mercado Pago o Western Union (si vives fuera de México.

Hojéalo en este video

Í n d i c e

Capítulo 1 – Danza en el antiguo Egipto

  • La danza en los papiros
  • Instrumentos musicales del antiguo Egipto
  • ¿La danza de la abeja?

Capítulo 2 – Contacto con otras civilizaciones

  • Danza y música en el mundo árabe medieval
  • Qaynah
  • Al Andalus

Capítulo 3 – Los harenes del imperio otomano

  • Danza masculina

Capítulo 4 – Ghawazi y awalim

  • Muhammad Ali
  • Danza del vientre: las exposiciones universales
  • Primeras filmaciones de bailarinas
  • Origen del término “belly dance”

Capítulo 5 – Orientalismo

  • Pintura y fotografía del siglo XIX

Capítulo 6 – Badia Masabni

  • El cine egipcio de la época de oro
  • Tahiya Carioca
  • Samia Gamal
  • Naima Akef
  • La siguiente generación: Souhair Zaki, Nagwa Fouad, Fifi Abdo y Nadia Gamal
  • Las hermanas Jamal
  • Reda Troupe
  • Banat Mazin  
  • Ouled Nail

Capítulo 7 – La danza oriental en el Egipto moderno

  • La globalización de la danza oriental
  • Dina Talaat
  • Al Rakesa The Belly Dancer
  • Festivales de danza
  • Elementos: bastón, velo, sable, melaya, shamadan, alas de Isis
  • Folclores del mundo árabe

Capítulo 8 – Música árabe

  • Música en Egipto
  • Abdel Halim Hafez
  • Mohamed Abdel Wahab
  • Farid al Atrash
  • Um Kulthum
  • Canciones que toda bailarina debe conocer
  • Ritmos más comunes de la música árabe

Capítulo 9 – Palabras y nombres relacionados con la música, la danza y la cultura árabe

Epílogo

Si les interesa adquirir su libro en preventa les pido que por favor me envíen un mensaje privado.

Con cariño desde México: Giselle

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Bailarinas egipcias piden proteger la danza oriental

Varias bailarinas de danza del vientre en Egipto están liderando una campaña para preservar su danza tradicional de quienes describen como intrusas que han sexualizado las presentaciones de danza.

Artículo publicado por Youssra el Sharkawy en Al Monitor el 17 de diciembre de 2020

Las bailarinas egipcias de danza oriental llevan mucho tiempo luchando por proteger su profesión de las “intrusas” que sienten que distorsionan el estilo de baile. Pero a medida que más bailarinas no egipcias llegan a Egipto para comenzar su carrera y surgen nuevos géneros musicales, la lucha se vuelve más dura.

La mayoría de las bailarinas egipcias de danza oriental solían bailar con música árabe clásica o canciones de Umm Kulthum traduciendo las melodías a través de sus movimientos corporales y usando sus expresiones faciales y músculos para expresar el significado de las canciones, sin pronunciar una palabra. Estas representaciones daban a la audiencia una especie de sentimiento sagrado y puro disfrute de esta auténtica forma de arte egipcio.

Aunque pocas bailarinas egipcias como Fifi Abdou, Dina, Lucy y otras todavía ofrecen esta gran experiencia, una nueva generación de bailarinas prefiere bailar con canciones de “mahraganat” (“festivales”). Mahraganat es un género de música electrónica y callejera egipcia que surgió a raíz de la revolución de 2011.

“Son pocas las bailarinas que bailan ahora con música tradicional. Prefiero bailar mahraganat porque hace que la gente baile y salte debido a sus ritmos rápidos”, dijo a Al-Monitor Nora, una bailarina egipcia que baila en diferentes lugares en El Cairo.

En el pasado, varias bailarinas egipcias iniciaron campañas para ayudar a la danza oriental a recuperar su trono. Más recientemente, la reconocida bailarina egipcia de danza oriental Randa Kamel lanzó una campaña destinada a preservar la danza del vientre / oriental tradicional egipcia. A la campaña se unieron otras bailarinas.

Cuando las bailarinas de danza del vientre bailan mahraganat, mueven el cuerpo más rápido, sacuden los senos y las caderas de manera vulgar o incluso señalan partes delicadas de sus cuerpos. Esto se debe a los ritmos de la música y, a veces, a las palabras vulgares de las canciones que las bailarinas eligen para atraer la atención del público. Este tipo de baile es rechazado por las bailarinas tradicionales que creen que cada movimiento que hacen debe estar guiado por la música y debe ser artístico más que vulgar.

“La danza egipcia es, por supuesto, sensual, pero esto no debe confundirse con la sexualidad vulgar. No hay que abusar del cuerpo para publicitar tus habilidades. Espero que las bailarinas, al menos, usen un sostén y shorts y se respeten a sí mismas y su oficio”, escribió Kamel en su página de Facebook.

“También espero que las bailarinas utilicen los términos correctos al describir su actuación:”Mahragan” es “Mahragan”/” Oriental “es “Oriental”. Protejan nuestro arte y a ustedes mismas. No creo que sea mucho pedir “, continuó.

La danza oriental tiene profundas raíces en la cultura egipcia. En el antiguo Egipto, las mujeres bailaban como una forma de cortejar a los dioses, y era como un ritual de adoración, como se ilustra en las paredes de algunos templos. Posteriormente se convirtió en entretenimiento para reyes y miembros de la realeza.

Una de las formas más antiguas de danza moderna apareció a principios del siglo XIX con mujeres gitanas a las que llamaban “ghawazi” (“intrusas”) porque invadían la profesión de la danza y realizaban movimientos asimétricos e indecisos con la música y el ritmo. Actuaban principalmente en el Alto Egipto.

En ese momento, las bailarinas egipcias originales se llamaban a sí mismas “awalem”. Competían con las ghawazi y seguían las reglas de baile y los pasos de sus antepasados.

Muchas bailarinas alcanzaron el estrellato. Una de las primeras bailarinas famosas del siglo XIX fue Safiqa el-Keptia (Shafiqa la copta), cuya historia de vida apareció en una película (1963) que lleva su nombre. Luego vino Badia Masabni, una bailarina libanesa que vivió en Egipto y ganó fama como bailarina oriental. Masabni fundó un teatro y una compañía en la que entrenó a muchas bailarinas que se volvieron famosas durante las décadas de 1940, 1950 y 1960, y que aparecieron en la pantalla grande, entre ellas Samia Gamal, Tahia Karioka y Naima Akef.

Safy Akef, instructora de danza oriental y nieta de Naima Akef, la famosa actriz y bailarina egipcia que protagonizó muchas películas, entre ellas “Baladi wa khafa” (1949), “Arbah banat wa zabit” (1954) y “Tamr Hinnah” (1957), ha estado entrenando bailarinas durante los últimos 10 años en su academia. También cree que la danza oriental debe protegerse.

“Quería seguir mi carrera como bailarina de danza oriental pero, aunque algunos miembros de mi familia son artistas y bailarines, se negaron porque ahora la danza se ha convertido en una mercancía. Cuanto más muestres tu cuerpo, más dinero ganarás”, dijo Akef a Al-Monitor.

Akef cree que la danza oriental comenzó a cambiar o incluso a declinar a principios de la década de 2000, cuando muchas rusas comenzaron a llegar a Egipto y adoptaron la danza del vientre como profesión.

“Mezclaron danza oriental con movimientos acrobáticos y gimnásticos que cambiaron nuestra danza e identidad [tradicional]. Luego llamaron a este nuevo género de danza del vientre rusa”, dijo Akef a Al-Monitor.

“Cuando las bailarinas bailan para un público borracho en clubes nocturnos, exageran sus movimientos, miradas y gestos. En realidad, no bailan, sino que provocan deseos sexuales y ese no es el arte que amamos y buscamos proteger”, señaló Akef.

Según el artículo 430 de la ley de censura de obras literarias emitida en 1955, un traje de baile debe cubrir la parte inferior del cuerpo, sin aberturas laterales, y debe cubrir la zona de los senos y el estómago.

“La danza oriental es parte de nuestra cultura. ¿Por qué deberíamos negarlo? Solo debemos seguir las reglas y protegerlo”, agregó Akef.

Cuando los gimnasios comenzaron a incluir la danza oriental como parte de sus programas, se convirtió en una práctica de fitness. Las clases de baile para mujeres comenzaron hace unos 10 años en El Cairo con una entrenadora egipcia-senegalesa, Aicha Babacar.

Nehad el-Sherif, una joven con velo que ha trabajado como maestra de danza oriental por tres años, dijo que a la gente le encanta definir la danza del vientre como una especie de práctica de fitness.

“No solo hago que las mujeres bailen con música, les enseño cómo moverse y liberar energía negativa. Lo defino como una clase para la mente”, dijo Sherif a Al-Monitor.

Sherif, que baila desde niña, es actualmente instructora de danza del vientre en Alejandría y ha impartido clases de danza en Turquía y Francia.

“Me gusta la forma antigua de danza oriental. Pero ahora que muchas europeas y extranjeras han hecho de la danza oriental su profesión, ha cambiado”, dijo Sherif.

Para ella, la danza oriental es algo vital que puede mejorar el estado de ánimo.

“La danza oriental es lo mejor del mundo y a todas las mujeres les encanta. Pero las no egipcias aprecian la danza oriental más que las egipcias. Hay muchos estudios de danza oriental en Europa, por ejemplo, pero aquí las clases de danza son en gimnasios o estudios que ofrecen otras formas de danza”, dijo Sherif.

“Espero que la gente proteja la danza oriental y conozca su importancia”, concluyó.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

El Nido de Quetzalcoatl

Si el parque Güell de Barcelona se juntara con Xilitla en San Luis Potosí el resultado sería El Nido de Quetzalcóatl.  Ubicado en Naucalpan, Ciudad de México, es una obra monumental de arquitectura orgánica del artista mexicano Javier Senosian, que nació en 1948 y es egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México. Una obra de extraordinaria belleza que desafotunadamente no está abierta al público. 

 

Publicado en arte, viajar | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Vocabulario de la danza oriental (belly dance)

✅ ¿Quieres aprender a bailar #bellydance desde cero?

✅ ¿Has tomado algunas clases pero no tienes clara la técnica?

✅ ¿Conoces algunos pasos pero no sabes cómo/cuándo usarlos en la danza?

❣💃🎉🎶 Entonces este curso es para tí. Aprenderás las familias de movimientos de hombros, brazos, cintura, cadera, piernas, giros y desplazamientos para que puedas entender cómo transitar de una familia a otra y cómo usar los movimientos en la danza dependiendo de lo que está pasando en la música.

Para inscribirte mándame un whatsapp al 5545337563 o contáctame en el Facebook de mi escuela https://www.facebook.com/GiselleHabibi/

Publicado en belly dance, danza | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La revista Elle entrevista a la bailarina egipcia Dina

Dina es un icono del arte de la danza oriental a los ojos de sus fans

Entrevista por Fida Ramadan (Para leer la entrevista original en árabe haz click aquí.

 

Dina es un gran nombre que ha logrado grabar sus letras en oro, no solo en el mundo de la danza, sino también en el mundo del arte oriental en general, pues supo crear un color especial para ella misma durante más de 20 años en su carrera artística. Este color no solo es producto de su constante trabajo por la excelencia y definiendo con precisión su carácter artístico, sino que también es el resultado de su afán por comunicarse con su ser y su espíritu con el arte para armonizar plenamente con él para formar parte de la combinación especial de Dina que muchos adoran. Uno de sus amigos cercanos, el fotógrafo Rashad Al-Shaikh, cuenta su historia con ella a través de un lente íntimo que nos cuenta detalles amorosos sobre este ícono y el secreto de su singularidad en su campo y en su vida en general.

Aún lo recuerdo, la noche que fuimos con mi tío a Semiramis. Su abrumadora fragancia de delicadeza y feminidad nos envuelve mientras entra al lobby del hotel como diva rodeada de asistentes, fotógrafos y la multitud que ha venido a verla. No era una bailarina cualquiera, sino una combinación especial de trajes y música cuidadosamente elegidos que se pega a la mente con sus encantadores movimientos corporales y expresiones faciales que denotan gran talento, fuertes emociones y contacto sin obstáculos con el arte y la creatividad.

No hace falta mencionar lo que ya se sabe sobre Dina y su presencia distintiva en las fotos porque tiene un conjunto de ingredientes que rara vez se encuentran en una sola persona: su figura esbelta, su sentido elegante y su sentimiento abrumador. Durante el rodaje de un videoclip de uno de sus bailes, Dina eligió un taqsim de oud solo sin ritmo alguno, y comenzó a bailarlo con una grandeza insólita, y entre su baile tranquilo y música, las lágrimas inundaron sus ojos, quienes contaron muchas historias, historias de pequeñas victorias, derrotas que expresaban dolor, pero era el tipo de dolor que pule nuestra personalidad y da forma a lo que somos. Cerró los ojos, levantó los brazos en el aire y entró en un estado de comunicación muy especial con el mundo espiritual … ¡Dina estaba en presencia del baile!

Se comunicó con su dolor y sentimientos y al volver a contactar con nosotros, los humanos, se puso en la cabeza la corona que encontró enterrada en su armario, y tomó una foto de ella, la cual colmó sus ojos con una mirada que solo puedo decir que no la había visto antes, toda su alma estaba encarnada en esta mirada. … su feminidad, el lado humano compasivo y tierno, grandes sueños e historias de amor perdidas.

Dina no es solo una bailarina, es un ícono que la gente ama y espera ver porque viene del mismo lugar en nuestra conciencia colectiva, el ángulo del desafío y la lucha, y enfrentando patrones tradicionales y restricciones injustificadas. Dina siempre sale victoriosa, y siempre lo será mientras baila …

Elle Arabia tuvo la oportunidad de tener este interesante encuentro con ella.

ELLE Arabia: ¿Está Dina feliz con lo que ha logrado hasta ahora?

Dina: Alabado sea Dios, estoy satisfecha con lo que he logrado. En el mundo de la danza, creo que he alcanzado lo más posible en el campo de la danza del vientre. Por supuesto, todavía tengo sueños que quiero lograr, pero he cumplido gran parte de mis sueños y aún quiero lograr lo que me queda de ellos, si Dios quiere.

ELLE Arabia: Tu carrera es rica en negocios y logros … ¿Cuál es el cambio de paradigma en tu vida que te trajo hasta donde estás hoy?

Dina: La vida artística de una persona que es principiante en cuanto a su ambición llega, claro, después de que se den las condiciones y formas de la estrella. Cuando una persona tiene las calificaciones de una estrella y tiene una gran ambición, pasa la primera etapa porque la primera etapa es la más difícil, y luego completa lo que comenzó. Por supuesto, hay desarrollos en la vida del artista que se hacen más grandes o más pequeños y se quedan así hasta que llega a algo estable y esta es una vida larga para hablar en la que hay que explicar muchas cosas. Así que estoy intentando un atajo. El recorrido de cualquier artista incluye lo duro, lo dulce y lo amargo con el fin de conocer el sabor dulce y mantenerse completo en su carrera para alcanzar lo que quiere.

ELLE Arabia: Entre bailar y actuar, ¿qué es lo que más te gusta, puedes preferir un campo sobre otro y por qué?

Dina: El artista no sabe distinguir entre una cosa y otra. Por supuesto, bailar es algo por lo que no puedo describir mi amor. Pero al mismo tiempo actuar muestra sentimientos que no tengo, como el papel de un villano, y estas son cosas que existen dentro de cada persona. Pasó un tiempo hasta que me encantó actuar, porque no lo amaba desde mis inicios, pero hoy los amo a ambos al mismo nivel, así como una persona ama a su madre y a su hijo, no puede preferir a uno de ellos sobre el otro, cada uno tiene una posición especial.

ELLE Arabia: ¿Quién es la primera competencia de Dina y cómo trata con sus colegas en los campos de la danza y la actuación?

Dina: La verdad es que dejé de tener competencia en el campo de la danza durante mucho tiempo, cuando Fifi Abdo se retiró. Ya no hay competidoras, considero que la competencia es egipcia. No considero que las extranjeras sean competidoras en el campo de la danza oriental, aunque sean buenas, sino que son amateurs y no las considero profesionales. En el campo de la actuación, no veo que lo que estoy presentando pueda ser presentado por nadie más. Me veo en un lugar neutral para todos y eso es lo que hace que me elijan para ciertos roles, puedo hacer cualquier cosa y todo y mi edad no es un problema, por eso no considero que tenga competidores.

ELLE Arabia: ¿Cuál crees que es la clave del éxito de una persona en general y de un artista en particular?

Dina: Desde mi punto de vista, el éxito en general es creer en lo que haces, tener confianza en ti mismo y estar seguro de que crearás algo que cambie el campo en el que te encuentras. Cuando comencé mi carrera en danza del vientre, estaba haciendo arte folclórico, y luego comencé a practicar oriental durante dos años con el profesor Ibrahim Akef porque soy un creyente cuando hago algo que tengo que dominar y conocer todos sus detalles, y porque desde el principio fui una persona creativa. Yo estaba inventando mis propios pasos, así que sobresalí en mi campo, y todavía quedan pasos hasta ahora cuando alguien los toma y dicen Dina, eso es parte del éxito que marcas.

El éxito para el artista también es difícil, ya que necesita prestar atención a todos los detalles, por ejemplo lo que come, lo que bebe, las horas de sueño, las horas de trabajo … toda su vida gira en torno al éxito. Por supuesto que hay una vida personal allí, pero el trabajo tiene casi el mayor sesgo en la vida del artista.

ELLE Arabia: Si conocieras a una persona joven que quisiera seguir los mismos pasos en el arte, ¿qué consejo le darías y por qué?

Dina: Mi consejo sería bailar con amor y sentimientos. Y cuando una persona ama algo que presta atención a todos sus detalles y esto es el éxito, la profesión de la danza son los detalles de la actuación, el vestuario, el maquillaje y el cuerpo. Detalles, centrarse en estos detalles y trabajar para desarrollarlos es un éxito en sí mismo.

ELLE Arabia: ¿Qué piensas de las mujeres árabes de hoy y qué las distingue de sus homólogas occidentales?

Dina: En mi opinión, la mujer árabe ha avanzado y ahora disfruta de muchas ventajas, como la occidental, y en general, ¡la mujer árabe es más fuerte! Porque siempre ha luchado para actuar y afirmar su presencia y evitar que alguien la malinterprete, por lo que es más fuerte y su carácter más resuelto. La occidental siempre y desde la antigüedad solía obtener lo que quería de manera muy simple y sin ningún reclamo. En cuanto a las mujeres árabes, ¡siempre han exigido los derechos más básicos y han luchado por obtenerlos!

ELLE Arabia: En tu papel de estrella e influenciadora, ¿qué consejo le darías a las mujeres árabes?

Dina: Mi consejo para la mujer árabe es que si posee algún talento no se rinda, sino que luche y progrese. Una mujer es más tolerante que un hombre. Es la madre, la esposa y la trabajadora, ¡una mujer puede hacer 5 cosas distintas! Desde este punto de vista, debe aprovechar este talento y dejar una huella distintiva y demostrar su presencia y ser.

ELLE Arabia: ¿Qué opinas del panorama artístico actual?

Dina: Hoy en día no podemos simplemente juzgar el arte. El mundo cambia y el arte florece y se desarrolla con el desarrollo del mundo. Nosotros en el mundo árabe sufrimos y estamos pasando por condiciones difíciles que limitan el desarrollo del arte. Las civilizaciones antiguas y su desarrollo ayudaron a que las artes de todo tipo florecieran y proporcionaran todo lo que es innovador y nuevo. En mi opinión personal, el arte está sufriendo actualmente debido a las condiciones actuales del entorno.

ELLE Arabia: ¿Cómo manejas las críticas?

Dina: Al principio me dolía y no me gustaba que nadie me criticara. Cuando crecí entendí que hay dos tipos de crítica: la crítica que te ayuda a sacar lo mejor de ti si es constructiva, y la crítica que retrocede si te concentras en ella simplemente porque no es constructiva.

Intento tomar en consideración la crítica, si es positiva, constructiva y para mi beneficio, si es crítica sólo por criticar, simplemente la ignoro. Soy una persona a la que no le gustan las energías negativas en su vida.

ELLE Arabia: ¿Qué piensas de las redes sociales, cuáles son sus ventajas y desventajas y cómo las manejas personalmente?

Dina: Las redes sociales tienen sus pros y sus contras, pero en mi opinión, ¡la gente las usa mal! Algunas personas tienen como objetivo el acoso, los insultos y las redes sociales les ayudan a hacerlo, pero bloquear es una bendición (risas). Bloqueo a cualquiera que me insulte; estoy en estos sitios para estar cerca de la gente y compartir lo que hago y no ofender a una persona desconocida.

Pero la principal ventaja es que acerca a las personas, limita distancias y te presenta a la otra persona y te interesa a través de lo que se publica, y esto es algo muy positivo.

ELLE Arabia: ¿Cuáles son tus proyectos futuros?

Dina: Empecé a filmar la película “Sócrates y Nabila” con Ashraf Abdel Baqi y mucha gente de su escuela, y una gran élite – también está la serie Emah Heya con Wafa y Aiten Amer, Ahmed Badir y muchos actores nuevos – también un cortometraje de ficción, y esta es mi primera experiencia.

En cuanto al baile debido al coronavirus mi actividad se limita a las fiestas abiertas, es decir, al aire libre.

ELLE Arabia: Si tuvieras la oportunidad de elegir un equipo (actores) para un trabajo (película o serie), ¿a quién elegirías entre los actores y por qué?

Dina: Hay muchas personas que amo, pero no he tenido la oportunidad de trabajar con ellas. En mi opinión, es difícil elegir un equipo de trabajo sin conocer la idea de negocio que atrae a los representantes y el equipo adecuado para ello. Pregunta difícil, solo puedo elegir una respuesta si leo el guión y luego tal vez elijo el equipo.

ELLE Arabia: ¿Crees que eres una artista que tomó directamente del arte y este campo?

Dina: En el campo de la danza, creo que tengo reconocimiento fuera de Egipto, y dentro de Egipto estoy esperando porque hasta hoy no recibí un premio, sabiendo que soy egipcia y comencé mi carrera artística en mi país Egipto – el aprecio y la verdad pueden ser morales y no materiales, y esto es lo que quiero decir con respecto a Egipto. En cuanto a la actuación, todavía tengo muchos pasos por delante, así que no estoy segura.

ELLE Arabia: La ola de bailarinas del vientre es abundante en el mundo árabe, especialmente en Egipto, ¿qué piensas al respecto?

Dina: No es una ola – desde tiempos inmemoriales nos hemos hecho famosos en la danza del vientre. En el mundo, algunos países pueden decir que es una moda desde hace 15 años y existe en ese país cada vez más, pero Egipto es la fuente de la danza del vientre.

ELLE Arabia: Desde tu punto de vista, ¿cuándo una artista debería ser llamada “estrella”?

Dina: Una estrella nace para convertirse en una estrella, por lo que queda claro desde el primer momento que esta artista nació para ser una estrella.

ELLE Arabia: ¿Hay algún trabajo que hayas hecho del que te arrepientas y por qué?

Dina: Todos los trabajos para mí son mis hijos, no hay lugar para el arrepentimiento, estamos en un campo propenso al fracaso y al éxito, y cada experiencia, incluso si falla, tiene una lección específica para nosotros. A veces falla una obra o una fiesta, y esto no es por el actor o la bailarina, sino por la voz, por ejemplo, o el texto, etc. … En fin, no me arrepiento, pero aprendo y amo todo mi trabajo con su agridulce.

ELLE Arabia: Descríbete a ti misma con 3 palabras.

Dina: Tengo la capacidad de aguantar, salgo de los problemas de manera civilizada y gentil, supero cualquier problema que me pase, aunque sea grande. Le doy 3 días de dolor y tristeza, y luego sigo adelante, ¡el más importante de los cuales es que amo a las personas si, sean cuales sean sus cualidades o características, las amo!

ELLE Arabia: ¿tu modelo a seguir e ideal? ¿Y un dicho en el que crees?

Dina: En danza del vientre, Samia Gamal. En arte popular, Farida Fahmy.

El dicho de que me gusta el placer no se trata del destino sino del viaje en sí.

ELLE Arabia: ¿Una palabra para los lectores de Elle Arabia y su audiencia?

Dina: Estoy feliz de tener este diálogo y espero que ustedes sean felices y me encanta la revista Elle, mi hijo está aprendiendo en Francia.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

Yadaka al ghaithu – Muwashshah

El autor del muwashshah Yadaka al ghaitu es el poeta Lisan al din ibnu al Khatib. Nació en Wusha y murió en Fez, Marruecos (1313-1374).

Estudió literatura y medicina en la Universidad Al Qarawiyin de Fez. En Granada fue visir en la corte de Mohamed V. Sus poemas están grabados en los muros de La Alhambra en Granada, España. Se llama al Khatib por su abuelo que era sabio. Su maestro fue ibn al Yayab.

 

La primera parte del poema hace dua (pedir bendiciones para la gente que convive con él). Tras la lluvia los poetas solían escribir poemas alabando la naturaleza, de la manera que lo hacían los poetas de la Yahilia, el periodo previo al surgimiento del Islam. En la canción habla de la naturaleza que rodea a La Alhambra y sus flores rojas (amapolas) que crecen después de la lluvia y también de los jardines por los que es famoso este monumento del reino Nazarí de Granada.

En este video Giselle Rodríguez, mexicana autora del libro Danza Oriental en Egipto y la única awalim latinoamericana contemporánea, interpreta esta canción en el qanun, riq y la danza. El arreglo, música y voz son del maestro Hicham Billouch de Marruecos.

Publicado en danza, música | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Cómo organizar, guardar y lavar tu vestuario de belly dance

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Usa cajas transparentes, así tendrás todo a la vista y a la mano.
  • Guarda todos los accesorios del vestuario juntos, como mangas, fajilla y shorts.
  • Pon hasta encima los vestuarios que más usas y abajo los que menos usas.
  • Cuelga tus túnicas, no las metas en cajas para que no pierdan su caída.
  • Guarda tu joyería de belly dance separada de tu joyería del diario.
  • Usa organizadores de cajones para acomodar tus fajillas de belly dance y calentadores.
  • Usa bolsas de ziplock para guardar tus velos de seda.

  • Para lavar tus trajes de belly dance si la pedrería/aplicaciones están cosidas (no pegadas) usa una cubeta y vel rosita.
  • Retira el exceso de agua y pon a secar sobre una toalla.

Publicado en belly dance | Etiquetado , , | Deja un comentario

Recreación de bailarina ghawazee del siglo XIX

Recreación de bailarina ghawazee del siglo XIX por la bailarina mexicana Giselle Rodríguez, autora del libro Danza Oriental en Egipto.

Música: Raks al ghawazee | Composición: Ahmed Fouad Hassan

Recreation of a ghawazee dancer of the 19th. century by Giselle Rodríguez from Mexico, author of a book about the history of oriental dance.

Music: Raks al ghawazee | Composition: Ahmed Fouad Hassan

– استجمام راقصة غوازي من القرن التاسع عشر.  جيزيل رودريغيز من المكسيك ، مؤلفة كتاب عن تاريخ الرقص الشرقي.

Imágenes en las que me inspiré:

Publicado en belly dance, danza | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

La paradoja de las bailarinas: la danza en las películas egipcias

Artículo original en inglés publicado en la revista Rawi en 2018

Por Roberta L. Dougherty*

Las películas egipcias nos han presentado muchas representaciones de la bailarina, pero ¿qué papel jugó ella en nuestra conciencia colectiva? ¿Y cómo la percibía el público?

Un estereotipo de la película egipcia producida durante la “época de oro” de los años cuarenta y cincuenta es que tiene cantante, bailarina y poca trama. Otro cliché es que las bailarinas solo están ahí para provocar un escalofrío de excitación sexual o para retratar la corrupción de la sociedad. Sin embargo, examinada de cerca, la bailarina solista profesional como personaje principal en el cine egipcio es más compleja. Si bien muchas películas reflejan las actitudes negativas de la sociedad hacia la profesión, otras presentan una imagen más positiva y matizada. Las estrellas de la danza desde la década de 1930 en adelante ciertamente han interpretado a bailarinas que fueron destructoras de hogares, buscadoras de oro y novias de gánsteres. Pero también han retratado a las bailarinas como hijas amorosas, parejas fieles, buenas madres y artistas exitosas que hacen contribuciones positivas al desarrollo cultural de Egipto.

Una ocupación dudosa

La sociedad egipcia ha mirado históricamente a los artistas públicos, en particular a las mujeres, con sospecha. No fue hasta 1915 que una mujer musulmana egipcia, la cantante Munira al-Mahdiya, cuyo apodo era “Sultanat al-Tarab” (la Sultana del encantamiento), pisó las tablas de un escenario y se convirtió en una estrella. Antes de eso, solo las actrices extranjeras se habían presentado en el escenario egipcio. A pesar del logro de al-Mahdiya, las mujeres de ascendencia parcialmente extranjera y no musulmanas siguieron constituyendo una parte considerable de los elencos de la mayoría de los espectáculos teatrales en las primeras décadas del siglo XX. En la industria cinematográfica posterior, muchas de las queridas estrellas de Egipto también procedían de una variedad de orígenes étnicos y religiosos.

Badia Massabni (1892-1974) fue bailarina, animadora y mentora de futuras generaciones de bailarines. Aunque era propietaria y administraba su famoso Casino Badia, pronto se dio cuenta de que el cine era el medio emergente para el entretenimiento e hizo su debut cinematográfico en “Malikat al Masrah”, película de producción propia en 1936.

En los primeros años, las representaciones de artistas profesionales trazaban una distinción entre mujeres independientes que permanecían “honestas” en medio de una sociedad degenerada y las artistas que cultivaban activamente admiradores masculinos y llevaban vidas sórdidas de crimen y engaño. Dependiendo del contexto, las películas a veces incluso equiparaban a las entretenedoras con trabajadoras sexuales. La célebre almeh retratada en la literatura orientalista, que entretiene a los hombres cantando y bailando en las ruidosas fiestas de su casa, aparece en la magnífica trilogía de películas dirigidas por Hassan al-Imam y basadas en la Trilogía de El Cairo de Naguib Mahfouz: Bayn al-Qasrayn (Palace Walk , 1964), Qasr al-Shawq (Palace of Desire, 1967) y al-Sukkariyah (Sugar Street, 1973). En las dos primeras de estas películas, el padre severo que gobierna a su propia familia con puño de hierro y se niega a dejar que su esposa salga de su casa, incluso para visitar el santuario de su santo favorito, se muestra disfrutando de las visitas a artistas / prostitutas que dirigen su negocio desde casas flotantes en el Nilo.

Naima Akef (1929-1966), una de las estrellas más queridas del cine musical egipcio, descendía de una familia de artistas de circo profesionales. Sus películas a menudo abordaban los desafíos que enfrentan los artistas que buscan respeto profesional y éxito artístico. Portada de un número de 1951 de al-Kawakeb con Naima Akef y su coprotagonista Mohsen Sarhan.

Esta representación de la vida de “mujeres sin hombres” influyó en las representaciones cinematográficas posteriores de las entretenedoras femeninas. Pero el estilo de vida de las artistas profesionales (en su mayoría ubicadas en la calle Mohamed Ali y no en las casas flotantes del Nilo), que se ganaban la vida cantando y bailando y no teniendo sexo con clientes, rara vez se ha retratado en el cine egipcio desde entonces. Por ejemplo, en la película de 1958 Ahibbak ya Hassan (Te amo, Hassan), el personaje femenino principal (interpretado por la incomparable bailarina Naima Akef) deja su casa rural para trabajar en la gran ciudad entre los animadores de la calle Mohamed Ali. Combate con éxito contra los avances indeseados de los hombres, se mantiene fiel a sus aspiraciones profesionales y se convierte en un éxito al trabajar duro y demostrar su valía como artista. Otro ejemplo es la película extremadamente popular, Khali Ballak Min Zuzu (Cuidado con Zuzu, 1972), también de Hassan al-Imam, aunque presenta el estilo de vida de la calle Mohamed Ali como vestigio de un tiempo pasado que debe ser rechazado para el progreso moderno.

En Gharam fi al-Karnak, el primer grupo de danza folclórica patrocinado por el gobierno de Egipto (la amada Reda Troupe, fundado por el bailarín Mahmoud Reda) demuestra que la danza es parte de la vida y que los bailarines son miembros respetados de una organización ordenada.

El musical

Algunos críticos sitúan la película de danza directamente dentro del desarrollo de la película de comedia egipcia, aunque muchas comedias no tratan de entretenimiento de ninguna manera y también hay muchas películas con personajes de bailarines que son melodramas. Sin embargo, las primeras películas egipcias sobre bailarines son inevitablemente películas musicales, muy probablemente influenciadas por el popular “musical entre bastidores” de Hollywood disponible para el público egipcio en ese momento. La historia generalmente se centra en las pruebas y tribulaciones de montar un espectáculo y, con frecuencia, también eran narraciones estrella, que describen el ascenso de los personajes a la fama. Esto proporcionó una forma práctica de insertar canciones y bailes, en algunos casos avanzar el hilo narrativo, en otros paralelamente o simplemente mostrando las estrellas “en el trabajo”. Los números de baile a menudo se llevaban a cabo dentro del marco de un proscenio en forma de arco y otras convenciones específicas de la actuación en el escenario, comenzando con una cortina que se levantaba y terminando con estrellas que emergían del escenario para aceptar la adulación del público. El contexto incluyó no solo representaciones teatrales y de clubes nocturnos, sino también transmisiones de radio.

Mahmoud Shukuku (1912-1985), uno de los grandes artistas egipcios de la “época de oro”, rara vez fue la estrella, pero desempeñó importantes papeles secundarios en muchas películas, incluidas varias que trataban específicamente del mundo del entretenimiento. Como bailarín solista, su papel fue quizás incluso más transgresor que el de sus coprotagonistas femeninas como Taheya Carioca.

Debido a que se trataba del mundo del entretenimiento, los “musicales entre bastidores” presentan reflexivamente a sus personajes principales, ya sean bailarines o cantantes, de manera positiva, aunque a veces sujetos a la desaprobación familiar. El intérprete también disfruta invariablemente del inevitable final feliz, o lo que también se conoce como la “trama del matrimonio”. Una de las primeras películas que aborda el problema de la respetabilidad social del intérprete es Al-Wardah al-Bayda (La rosa blanca, 1934), donde las ambiciones musicales del personaje principal, interpretado por el inmortal Mohamed Abdel Wahab, son rechazadas por su propia familia. El desempeño exitoso resultante conduce a la aceptación de todos. El arco es similar en la mayoría de los “musicales entre bastidores”: el artista no solo tiene que demostrar que su trabajo tiene méritos artísticos, sino que también puede pagar las cuentas.

¿Una bailarina … o una actriz?

Existe una escasez de análisis reflexivos sobre el papel de la danza en el cine egipcio, en particular la representación del personaje de la bailarina y su papel en el cine. A menudo, una representación positiva de la bailarina profesional como la estrella de una película tiene más que ver con si la actriz que la interpreta es una bailarina. En las primeras tres décadas del cine egipcio, las bailarinas fueron interpretadas por mujeres que eran bailarinas profesionales fuera de la pantalla. En la década de 1960, estos papeles fueron interpretados por mujeres que eran (con algunas excepciones) actrices y no bailarinas. Este desarrollo restó importancia al aspecto de la interpretación y puso en primer plano la narrativa melodramática de la trama.

Hind Rostom interpretó el papel de la bailarina Shafiqa al-Qibtiyah en la película biográfica de 1963 dirigida por Hassan al-Imam, una convincente historia dramática sobre una infame bailarina del siglo XIX que cautivó a la aristocracia egipcia. Póster de película para Shafiqa al-Qibtiya (Shafiqa, the Copt, 1963). 

En muchos casos, las películas sobre bailarinas a menudo protagonizan actrices que son bastante deficientes como bailarinas, lo que a menudo dificulta la comprensión del atractivo de una artista del pasado cuando está siendo retratada de manera tan inepta. La mayoría de las películas biográficas sobre bailarinas famosas realizadas por el director Hassan al-Imam en las décadas de 1960 y 1970 —como Shafiqa al-Qibtiya (Shafiqa, the Copt, 1963 )— caen de lleno en esta categoría. Hind Rostom, la actriz que interpreta a Shafiqa, fue elegida no por su talento para la danza (que era mínimo) sino por su reputación como “la estrella de la seducción” y “la respuesta de Egipto a Marilyn Monroe”. Pero, ¿quién mejor para interpretar a la infame bailarina del siglo XIX que aparentemente mantuvo cautiva a la aristocracia egipcia con su fascinante danza de candelabros? La película Bamba Kashar (1974), sobre la famosa bailarina de la década de 1920, presenta números de canciones y bailes dolorosamente largos interpretados por su estrella, Nadia al-Gindi, quien aunque es una actriz popular especializada en papeles transgresores, no era bailarina.

Lo contrario también es cierto: las películas protagonizadas por mujeres cuyo derecho a la fama surgió primero de su éxito como bailarinas no son todas películas sobre bailarinas. Samia Gamal, buena actriz y maravillosa bailarina, realizó películas de este tipo en todos los períodos de su carrera. Una de sus primeras películas, Ahmar Shafayif (Lápiz labial, 1946), la sitúa en un papel secundario junto a Naguib al-Rihani en una historia que recuerda al vehículo de Marlene Dietrich El ángel azul (1930), en el que una joven sin corazón intenta destruir un hombre decente. Samia, que interpreta a una criada destructora de hogares, baila dos veces en la película, pero en el contexto de la danza que podría realizar cualquier joven que no sea una animadora profesional: una vez en una fiesta familiar, la segunda en su propia fiesta de compromiso, y en ambas ocasiones lleva puesto un vestido común. La película de Gamal Sukkar Hanim (Miss Sugar, 1960), un remake de la farsa victoriana “Charlie’s Aunt” es otro ejemplo.

Tahiya Carioca (1915-1999) con frecuencia interpretó el papel de la bailarina como “chica mala”, el estereotipo prevaleciente.

Cuando no bailarinas interpretan el papel de bailarinas profesionales, es más probable que la trama de la película presente una imagen negativa de la profesión. Quizás las bailarinas profesionales ejercieron alguna elección sobre cómo fueron retratados en las películas; después de todo, su éxito como artistas públicos financió su éxito cinematográfico. Una excepción interesante es Tahiya Carioca, una bailarina destacada y querida cuyos roles cinematográficos, ya sean de bailarina o no, no siempre fueron positivos.

Las bailarinas egipcias de hace décadas nos han dejado pocos textos con sus propias palabras. Quizás las actuaciones grabadas en película y los roles que las bailarinas y actrices egipcias consintieron en representar, aunque de manera imperfecta, representen no solo las actitudes existentes sobre su trabajo, sino también las alternativas que deseaban ofrecer.

________________________

Sobre la autora: Roberta L. Dougherty, bibliotecaria de estudios de Oriente Medio en Yale, tiene una maestría en estudios árabes y bibliotecología.

Sobre la traductora: Giselle Rodríguez es la autora del libro Danza Oriental en Egipto, sobre la historia de la “danza del vientre”. Para más información mándanos un correo electrónico a gisellehabibi@gmail.com o visita la página del libro en Facebook: https://www.facebook.com/DanzaOrientalenEgipto

 

Publicado en belly dance, cine | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario