Muere el cantante sirio Sabah Fakhri

Su principal legado: modificó y popularizó el Qudud Halabiya, una forma tradicional de música de Aleppo que combina letras basadas en la poesía de Al-Andalus con antiguas melodías religiosas recopiladas principalmente por músicos de la ciudad del norte de Siria.

Sabah al-Din Abu Qaws, mejor conocido como Sabah Fakhri, nació en Alepo en 1933, en el seno de una familia acomodada, muy religiosa y conservadora, que reconoció su talento desde muy joven. Cuando aún estaba en la cuna, su tío materno lo escuchó llorar una vez y le sorprendió la calidad musical de sus sollozos. Pronto su madre notó que su hijo solo cada vez que su hermano lo visitaba, lo cual le sorprendió porque normalmente era un bebé muy tranquilo. Así que siguió a su hermano un día que los visitó mientras se inclinaba sobre la cuna y lo vio pellizcar rápidamente al pequeño durmiente, quien se despertó sobresaltado y expresó sus protestas a gritos.

Como la mayoría de las personas de su entorno social, los Fakhris vivían en un hosh, un gran complejo de apartamentos compartido por varias familias, una familia por habitación, que mantenían relaciones amistosas entre sí. Las mujeres cantaban mientras lavaban la ropa de la familia, cocinaban y hacían las tareas del hogar. Cantaban para dormir a sus hijos pequeños, luego se sentaban a cantar juntas, a veces acompañándose en el oud o en el doff, cuando la cena estaba lista y los hombres aún no habían regresado. Cuando era niño, Fakhri encontró su lugar en estos círculo de mujeres y se unió a su alegría. Pronto aprendió las melodías favoritas de las mujeres y se enamoró de la voz de Umm Kulthoum, quien siguió siendo su cantante femenina favorita a lo largo de su vida.

En su casa había instrumentos musicales y un gramófono en el que la familia escuchaba a los recitadores del Corán más famosos y a los cantantes tradicionales de la época. La lectura del Corán estuvo en el centro de la vida del niño desde el principio. Tener una voz hermosa era un don que se utilizaba ante todo para realizar una interpretación armoniosa de los versos del Libro Sagrado del Islam, y, desde la primera infancia, la voz de Fakhri parecía haberlo destinado al cumplimiento de este deber sagrado. Nunca hubo dudas sobre cuál sería su futuro. Se reconoció que tendría una carrera musical.

Fakhri dominó el difícil arte de la lectura del Corán cuando tenía seis años, dice, y cuando llegó el momento se inscribió primero en la Academia de Música Árabe de Alepo y luego en la Academia de Damasco, de la que se graduó en 1948, habiendo estudió las complejidades de la música árabe tradicional, incluida la ejecución de oud y qanoun, los modos, el ritmo, la composición, teoría musical, las escalas musicales y las técnicas de lectura del Corán.

El talento del niño fue reconocido oficialmente cuando el músico, violinista y «cazador de talentos» Antoine Elias Shawa, conocido como Sami Shawa, lo escuchó. Al-Shawa cambió el nombre de su preciado alumno por el de Muhammad Sabah, y lo acompañó a conciertos en las provincias sirias, donde presentó las canciones dominantes de los años cuarenta. El talentoso niño de doce años también cantó frente al presidente de Siria, Shukri al-Quwatli, en su primera visita a Alepo. Al-Quwatli luego le pidió a Shawwa que Sabah cantara nuevamente en el Palacio Republicano en Damasco. Pero el vínculo entre Sabah y Shawwa se rompió cuando el joven de trece años no respondió a la solicitud del músico de ir a Egipto, sino que accedió a la preferencia de su madre por el político Fakhri al-Baroudi, que lo mantuvo en Siria. Baroudi fue el fundador del Instituto de Música Oriental en Damasco, y fue quien le dio a Sabah al-Din Abu Qaws su nombre artístico, Sabah Fakhri.

Sabah Fakhri y Warda Al-Jazairia en la serie «Al-Wadi Al-Kabir»

En el Instituto de Música Oriental, el maestro Omar Al-Batsh le dio los secretos de su canto. El alumno de catorce años estudió muwashahat, qudud y composición. También estudió con otros maestros como Ali Al-Darwish, Magdi Al-Aqili, Aziz Ghannam y Mohamed Ragab. Emprendió su camino a la fama en los clubes de Alepo, concentrándose en muwashahat y canciones populares, en la incipiente Aleppo Radio. En febrero de 1959, durante las celebraciones de la unidad, el pueblo de Alepo rindió homenaje al líder, Gamal Abdel Nasser, en su segunda visita a su ciudad, acompañado por el presidente yugoslavo Joseph Tito y el príncipe heredero de Yemen, el príncipe Al-Badri, y Sabah Fakhri hizo el llamado a la oración en la mezquita omeya mientras Nasser realizaba las oraciones del viernes. Luego, el joven talentoso apareció en la inauguración de la televisión de la República Árabe Unida en Damasco, y participó en varios programas de televisión en Damasco TV.

Se presentó en todos los países árabes y participó en todos los festivales de música árabe desde que se graduó. En el extranjero la Universidad de California en los Ángeles (UCLA) organizó un evento en su honor, también hubo un recital en el Nobel Hall for Peace en Suecia en su honor, y otro evento en Bonn, donde fue invitado a actuar en el Beethoven Hall. Su nombre está consagrado en el Libro Guinness de los Récords por su concierto en Caracas, donde en 1968 cantó durante 10 horas sin un pausa.

El artista también cantó en Francia, Inglaterra, Grecia y América del Norte. Después de ser homenajeado en Túnez por el presidente Habib Bourguiba, y en Omán por el sultán Qaboos, Fakhri fue homenajeado en Siria por el presidente Bashar al-Assad, en 2007.

Fakhri estuvo casado dos veces: su primera esposa fue Aliyah al-Idlibi y su segunda esposa fue Fatima al-Zahra Abu Qaws, quien era veinticinco años más joven que él y con quien tuvo un hijo: Anas, que siguió el camino de su padre. Fakhri fue elegido Director del Sindicato de Artistas y Diputado a la Asamblea Popular (1999).

Murió a los 88 años, el 2 de noviembre de 2021, en un hospital de Damasco, en Siria. Algunos de los temas más populares que cantó a lo largo de su carrera fueron:

  • Ya Lail Ya Ain
  • Ya Mal El Sham
  • Ya Sariq El Qubal
  • Ya Teyara Teery
  • Yama Asaad – El Sebheya
  • Zaman Ya Zaman
  • Al Hela
  • Al Salheya
  • Al Balbol Naghy
  • Ana We Habiby
  • Ebaat Le Gawab
  • Fel Amandeh
  • Khamrat Al Hob
  • Malik Ya Hawa
  • Qadoka Al Mayas
  • Qoul Lel Maleha
  • Roddi Aleh
  • Skaba Ya Dmou3 Al Ain

Bibliografía:

https://al-akhbar.com/Literature_Arts/270039

https://web.archive.org/web/20080817125538/http://weekly.ahram.org.eg/1999/454/profile.htm

https://www.france24.com/en/live-news/20211102-iconic-syrian-singer-sabah-fakhri-dies-in-damascus

Acerca de Giselle Habibi

Soy la autora del libro Danza Oriental en Egipto, periodista, traductora, músico y bailarina de danza árabe, pero ese es mi ego hablando. Mi yo interior es un espíritu despierto, un alma ecléctica que vive el presente apasionadamente. Creo que en la amplia variedad de habitantes de este mundo tenemos una fuente inagotable de maestros así como de compañeros para disfrutar el samsara. Desearía que cuidáramos mejor a la naturaleza y especialmente a nuestra familia humana, porque todos somos UNO y lo que pensamos, hacemos y decimos reverbera para siempre.
Esta entrada fue publicada en música y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s