Amie Sultán sobre la reducción de la “danza del vientre” a un truco colonialista

Extracto del artículo publicado por la bailarina Amie Sultan en Cairo Scene

(To read the original article in English): https://cairoscene.com/ArtsAndCulture/Heshek-Beshek-Fetishisation-Amie-Sultan-on-Reclaiming-Egyptian-Dance

Sobre las palabras belly dance o danza del vientre: Me doy cuenta de lo problemático que es esto y de lo ridícula y fetichizada que es esta palabra. ¿Cómo es que una danza que expresa una emoción humana tan profunda y conmovedora se centró en una pequeña parte del cuerpo de una mujer? ¡Qué objetivizante, qué completamente inapropiado e inexacto!

Otra cosa que observé fue esta idea glorificada de lo “exótico” y el “Oriente”. Puso cualquier cosa del Medio Oriente, África Subsahariana, India o China en una gran mezcolanza de depósito de chatarra (robabekya) a la que se supone que los humanos deben entrar cuidadosamente de puntillas para intentar desenredarla y desentrañarla. Agrega imágenes del ‘traje de danza del vientre’, címbalos, espadas, serpientes, camellos y sari indio, un par de pantalones de harén turco, incluso una pirámide, y se subraya todo con un poco de kohl negro ahumado y una canción de Oum Kalthoum o una de shaabi (total todo es del oriente, ¿no?) y listo: ¡BELLY DANCE! Mientras tanto, la esencia misma de su naturaleza colaborativa, el sentido de respeto y empoderamiento inherente a esta tradición ha perdido su papel, reducido a un truco colonialista.

No es ningún secreto que, en Egipto, la palabra “bailarina del vientre” pinta una imagen de una mujer malvada, nunca en casa, fuera a todas horas de la noche, girando su cuerpo para el entretenimiento de hombres borrachos. En esta cultura conservadora, eso puede ser un estigma muy fuerte. El sello de Hollywood en el exotismo y la fetichización de culturas extranjeras exacerban aún más esta imagen. Todo el concepto de orientalismo captura este lado del mundo como uno gobernado por salvajes, jeques fumadores de shisha que secuestran mujeres para agregar a su colección, parte de un harén que existe para satisfacer sus deseos: parafernalia sexual, por así decirlo.

Esta agenda, política o de otro tipo, ha despojado de su identidad y propósito real a una danza que surgió por primera vez como una forma de adoración a las diosas de la fertilidad y las artes. Se realizaba en grupos de mujeres para celebrar y honrar los hitos de la vida. Lo que realmente pesa es que, frente a esta apropiación cultural, los egipcios se han vuelto contra su propia herencia. Lo miran con desprecio, y no hacen nada mientras otros la deforman en sus manos.

Podemos remontarnos al Egipto predinástico, o al período de la Naqqada, y encontrarás los primeros registros de grupos de mujeres celebrando a través de la danza, acompañados de arpistas ciegos. Sí, uno de los instrumentos más caros y codiciados de la orquesta clásica es en realidad egipcio y se utilizaba para acompañar a las mujeres en bailes que expresaban alegría, tristeza, desesperación y esperanza. La civilización del Antiguo Egipto dependía en gran medida de la documentación de todas sus actividades y la forma más simple de documentación es el movimiento corporal acompañado de instrumentación. Entonces, si este sofisticado sistema de documentación se usó para mostrar destellos de una civilización tan influyente, ¿dónde comenzó a ir todo tan mal?

En aras de recuperar una manifestación artística que languidece que pertenece a la vasta historia de este país y está siendo objeto de abusos y apropiación cultural, tenemos que enfrentar la tragedia de perder la propiedad artística, algo que es parte del tejido de la sociedad. Necesitamos recuperar lo que es nuestro. No por vanidad, no por ningún tipo de poder o sentido de derecho, sino por el bien de nuestro futuro y el futuro de nuestras otras artes nativas.

Visita Tarab Collective para conocer los esfuerzos que hace Amie Sultan porque Egipto se reapropie de la danza oriental.

Acerca de Giselle Habibi

Soy la autora del libro Danza Oriental en Egipto, periodista, traductora y bailarina de danza árabe, pero ese es mi ego hablando. Mi yo interior es un espíritu despierto, un alma ecléctica que vive el presente apasionadamente. Creo que en la amplia variedad de habitantes de este mundo tenemos una fuente inagotable de maestros así como de compañeros para disfrutar el samsara. Desearía que cuidáramos mejor a la naturaleza y especialmente a nuestra familia humana, porque todos somos UNO y lo que pensamos, hacemos y decimos reverbera para siempre.
Esta entrada fue publicada en arte, belly dance y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s