Bailarinas egipcias piden proteger la danza oriental

Varias bailarinas de danza del vientre en Egipto están liderando una campaña para preservar su danza tradicional de quienes describen como intrusas que han sexualizado las presentaciones de danza.

Artículo publicado por Youssra el Sharkawy en Al Monitor el 17 de diciembre de 2020

Las bailarinas egipcias de danza oriental llevan mucho tiempo luchando por proteger su profesión de las “intrusas” que sienten que distorsionan el estilo de baile. Pero a medida que más bailarinas no egipcias llegan a Egipto para comenzar su carrera y surgen nuevos géneros musicales, la lucha se vuelve más dura.

La mayoría de las bailarinas egipcias de danza oriental solían bailar con música árabe clásica o canciones de Umm Kulthum traduciendo las melodías a través de sus movimientos corporales y usando sus expresiones faciales y músculos para expresar el significado de las canciones, sin pronunciar una palabra. Estas representaciones daban a la audiencia una especie de sentimiento sagrado y puro disfrute de esta auténtica forma de arte egipcio.

Aunque pocas bailarinas egipcias como Fifi Abdou, Dina, Lucy y otras todavía ofrecen esta gran experiencia, una nueva generación de bailarinas prefiere bailar con canciones de “mahraganat” (“festivales”). Mahraganat es un género de música electrónica y callejera egipcia que surgió a raíz de la revolución de 2011.

“Son pocas las bailarinas que bailan ahora con música tradicional. Prefiero bailar mahraganat porque hace que la gente baile y salte debido a sus ritmos rápidos”, dijo a Al-Monitor Nora, una bailarina egipcia que baila en diferentes lugares en El Cairo.

En el pasado, varias bailarinas egipcias iniciaron campañas para ayudar a la danza oriental a recuperar su trono. Más recientemente, la reconocida bailarina egipcia de danza oriental Randa Kamel lanzó una campaña destinada a preservar la danza del vientre / oriental tradicional egipcia. A la campaña se unieron otras bailarinas.

Cuando las bailarinas de danza del vientre bailan mahraganat, mueven el cuerpo más rápido, sacuden los senos y las caderas de manera vulgar o incluso señalan partes delicadas de sus cuerpos. Esto se debe a los ritmos de la música y, a veces, a las palabras vulgares de las canciones que las bailarinas eligen para atraer la atención del público. Este tipo de baile es rechazado por las bailarinas tradicionales que creen que cada movimiento que hacen debe estar guiado por la música y debe ser artístico más que vulgar.

“La danza egipcia es, por supuesto, sensual, pero esto no debe confundirse con la sexualidad vulgar. No hay que abusar del cuerpo para publicitar tus habilidades. Espero que las bailarinas, al menos, usen un sostén y shorts y se respeten a sí mismas y su oficio”, escribió Kamel en su página de Facebook.

“También espero que las bailarinas utilicen los términos correctos al describir su actuación:”Mahragan” es “Mahragan”/” Oriental “es “Oriental”. Protejan nuestro arte y a ustedes mismas. No creo que sea mucho pedir “, continuó.

La danza oriental tiene profundas raíces en la cultura egipcia. En el antiguo Egipto, las mujeres bailaban como una forma de cortejar a los dioses, y era como un ritual de adoración, como se ilustra en las paredes de algunos templos. Posteriormente se convirtió en entretenimiento para reyes y miembros de la realeza.

Una de las formas más antiguas de danza moderna apareció a principios del siglo XIX con mujeres gitanas a las que llamaban “ghawazi” (“intrusas”) porque invadían la profesión de la danza y realizaban movimientos asimétricos e indecisos con la música y el ritmo. Actuaban principalmente en el Alto Egipto.

En ese momento, las bailarinas egipcias originales se llamaban a sí mismas “awalem”. Competían con las ghawazi y seguían las reglas de baile y los pasos de sus antepasados.

Muchas bailarinas alcanzaron el estrellato. Una de las primeras bailarinas famosas del siglo XIX fue Safiqa el-Keptia (Shafiqa la copta), cuya historia de vida apareció en una película (1963) que lleva su nombre. Luego vino Badia Masabni, una bailarina libanesa que vivió en Egipto y ganó fama como bailarina oriental. Masabni fundó un teatro y una compañía en la que entrenó a muchas bailarinas que se volvieron famosas durante las décadas de 1940, 1950 y 1960, y que aparecieron en la pantalla grande, entre ellas Samia Gamal, Tahia Karioka y Naima Akef.

Safy Akef, instructora de danza oriental y nieta de Naima Akef, la famosa actriz y bailarina egipcia que protagonizó muchas películas, entre ellas “Baladi wa khafa” (1949), “Arbah banat wa zabit” (1954) y “Tamr Hinnah” (1957), ha estado entrenando bailarinas durante los últimos 10 años en su academia. También cree que la danza oriental debe protegerse.

“Quería seguir mi carrera como bailarina de danza oriental pero, aunque algunos miembros de mi familia son artistas y bailarines, se negaron porque ahora la danza se ha convertido en una mercancía. Cuanto más muestres tu cuerpo, más dinero ganarás”, dijo Akef a Al-Monitor.

Akef cree que la danza oriental comenzó a cambiar o incluso a declinar a principios de la década de 2000, cuando muchas rusas comenzaron a llegar a Egipto y adoptaron la danza del vientre como profesión.

“Mezclaron danza oriental con movimientos acrobáticos y gimnásticos que cambiaron nuestra danza e identidad [tradicional]. Luego llamaron a este nuevo género de danza del vientre rusa”, dijo Akef a Al-Monitor.

“Cuando las bailarinas bailan para un público borracho en clubes nocturnos, exageran sus movimientos, miradas y gestos. En realidad, no bailan, sino que provocan deseos sexuales y ese no es el arte que amamos y buscamos proteger”, señaló Akef.

Según el artículo 430 de la ley de censura de obras literarias emitida en 1955, un traje de baile debe cubrir la parte inferior del cuerpo, sin aberturas laterales, y debe cubrir la zona de los senos y el estómago.

“La danza oriental es parte de nuestra cultura. ¿Por qué deberíamos negarlo? Solo debemos seguir las reglas y protegerlo”, agregó Akef.

Cuando los gimnasios comenzaron a incluir la danza oriental como parte de sus programas, se convirtió en una práctica de fitness. Las clases de baile para mujeres comenzaron hace unos 10 años en El Cairo con una entrenadora egipcia-senegalesa, Aicha Babacar.

Nehad el-Sherif, una joven con velo que ha trabajado como maestra de danza oriental por tres años, dijo que a la gente le encanta definir la danza del vientre como una especie de práctica de fitness.

“No solo hago que las mujeres bailen con música, les enseño cómo moverse y liberar energía negativa. Lo defino como una clase para la mente”, dijo Sherif a Al-Monitor.

Sherif, que baila desde niña, es actualmente instructora de danza del vientre en Alejandría y ha impartido clases de danza en Turquía y Francia.

“Me gusta la forma antigua de danza oriental. Pero ahora que muchas europeas y extranjeras han hecho de la danza oriental su profesión, ha cambiado”, dijo Sherif.

Para ella, la danza oriental es algo vital que puede mejorar el estado de ánimo.

“La danza oriental es lo mejor del mundo y a todas las mujeres les encanta. Pero las no egipcias aprecian la danza oriental más que las egipcias. Hay muchos estudios de danza oriental en Europa, por ejemplo, pero aquí las clases de danza son en gimnasios o estudios que ofrecen otras formas de danza”, dijo Sherif.

“Espero que la gente proteja la danza oriental y conozca su importancia”, concluyó.

Acerca de Giselle Habibi

Soy la autora del libro Danza Oriental en Egipto, periodista, traductora y bailarina de danza árabe, pero ese es mi ego hablando. Mi yo interior es un espíritu despierto, un alma ecléctica que vive el presente apasionadamente. Creo que en la amplia variedad de habitantes de este mundo tenemos una fuente inagotable de maestros así como de compañeros para disfrutar el samsara. Desearía que cuidáramos mejor a la naturaleza y especialmente a nuestra familia humana, porque todos somos UNO y lo que pensamos, hacemos y decimos reverbera para siempre.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s