Kharboucha, la cantante rebelde

(Artículo publicado por Fatéma Chahid en femmesdumaroc.com)

Ícono de la música popular marroquí “Aïta”, Kharboucha se opuso valientemente al poder central y a la autoridad del Caïd Aïssa ben Omar. Una mujer rebelde, hizo de sus canciones un arma de resistencia y pagó por ella con su vida. El personaje se volvió mítico y continúa fascinando e inspirando a muchos creadores marroquíes.

Hay muy pocos elementos relacionados con la vida de Kharboucha, lo que acentúa aún más el misterio de este personaje entre la ficción y la realidad. Su verdadero nombre era Hadda. Nació en una fecha incierta y vivió a finales del siglo XIX y principios del XX en la tribu de Oulad Zayd, la más pobre de la región de Abda, en la ciudad de Safi.

La apodaban “kharboucha” (la que está rayada), debido a las marcas dejadas en su rostro por la viruela, o por sus numerosas pecas, a veces también la llamaban “zerouala”, (niña con ojos azules), o ” krida ”, por su cabello muy rizado.

Su vocación era el canto y su talento el “zajal”: poesía popular. Rápidamente, se convirtió en una chikha y en símbolo del género de música popular Aïta.

Este término significa grito, llamar, llorar, cantar y comprometerse. Llamar a otro a compartir los momentos de felicidad o sufrimiento, a unirse a una causa o contra las injusticias sociales, lamentarse y reflexionar sobre los caprichos de la vida y el destino de ser humano. El arte del Aïta es el resultado del encuentro histórico y cultural entre los árabes Beni Hilal de Oriente y la población local amazigh. El Aïta se desarrolló en las llanuras del Atlántico y se divide en distintos géneros dependiendo de la región son: “mersaoui” (Chaouia y Doukkala), “hasbaoui” (Abda, Safi), “zaâri” (Zaers de Rabat) y las variantes no atlánticas como “Haouzi” (Marrakech y Rhamna).

Una poetisa valiente y comprometida

Kharboucha, hija del pueblo y analfabeto, era una poetisa instintivo y una mujer rebelde que hizo del Aïta su arma de resistencia contra la tiranía de los caïds y los representantes del poder central. Con una personalidad fuerte, era inteligente, valiente y comprometida. A su propio riesgo, alzaba la voz contra la opresión y todas las formas de injusticia en un momento difícil, llamado “ssiba” (caos, anarquía). Hacía que la gente tomara conciencia de su sufrimiento y los instaba a rebelarse.

Sus canciones tenían por objetivo principal a Aïssa Tamri ben Omar, nacido en 1841, un poderoso caïd de una tribu vecina cercana al Makhzen. Un jinete brillante, manejaba las armas a la perfección y practicaba la cetrería. Muy rico, más tarde fue ministro y luego colaborador del protectorado francés. En 1895, sofocó con sangre la revuelta de la tribu de Oulad Zayd. Kharboucha fue la única sobreviviente de esta masacre que diezmó a casi todos los miembros de su familia y su pueblo. Los líderes fueron ejecutados o encarcelados como el jefe Mohamed ben Mellouk Zerhouni. A partir de entonces, declaró abiertamente la guerra a Aïssa ben Omar y, para expresar su odio y rabia, cantó en moussems, festivales y zocos para crear conciencia entre la mayor cantidad de personas posible. Ella insultaba de todas las formas posibles al caïd, lo ridiculizaba de manera poética y poderosa y lo desafiaba sin miedo. En su Aïtas, ella lo llama, entre otras cosas, “el carroñero, el asesino de sus hermanos”: “sir ya Aïssa ya ben Omar, ya wakel ejjifa, ya qettal khoutou ya mhellel lehram”.

Según una versión del mito de Kharboucha, el déspota del Caid Aïssa se apoderaba de todo lo que quería por cualquier medio. Codiciaba mucho a la chikha, pero ella nunca sucumbió, ni a sus avances ni a su poder y menos aún al atractivo de su fortuna. Otra versión del rechazo de Kharboucha sería el amor oculto que vivía con el propio hijo del caïd, y que terminó admitiendo con ironía en los famosos versos “mnin ana o mnin nta, ahyawin? El houb, bezzaf âlik” (de dónde soy yo y de dónde eres tú, el amor es difícil para tí), retomado en particular por Lhajja Hamdaouia.

En el lenguaje poético del “zajal”, Kharboucha nunca deja de condenar a su enemigo y desafiarlo en sus canciones: “aliyyam aliyyam, ayyam el qahra o ddlam, finek ya âouissa, fine echchane oulmerchane, chhal gheyerti men âbad, chhal yettimti men sebyane, bla sebba bla tekhmam“. (oh días, oh días, días de sufrimiento y obscuridad, dónde estás âouissa (el nombre del caïd -Aissa- pero en diminutivo), dónde está el honor y la dignidad, cuánto cambiaste de esclavos, tantos niños dejaste huérfanos, sin razón y sin pensar.

Orgullosa e intrépida, Kharboucha incluso lo amenazó:” ya âouissa fik labqat, oubaqi benadem êssass, o mabqa qedd ma fat, dar aïssa galou khouat“. (ya âouissa, me vengaré, y todavía hay gente buena, y no falta mucho tiempo, dijeron que la casa de aïssa se está vaciando).

Un final trágico

Con tristeza, también canta su destino mientras afirma el amor por su país por el cual luchó y dio su vida.

Kharboucha estuvo, en grave peligro, cuando la buscaban los secuaces del capo. Huyó con sus tíos en Oulad Saïd, cerca de Settat, pero en un juego de negociaciones entre caïds, fue rápidamente encontrada y entregada a su enemigo. Kharboucha pagó con su vida por su rebelión y su resistencia. La venganza del caïd Aïssa ben Omar fue terrible. Para silenciar a la cantante, la secuestró y torturó. La leyenda dice que la tapió viva.

Con su final trágico, Kharboucha se convirtió en un mito con el tiempo, y su personaje fue una fuente de inspiración para muchos creadores marroquíes.

A principios de los 90, el poeta Mohamed el Batouli y el compositor Saïd Limam le rindieron homenaje en la canción “Hikayate Kharboucha”, (La historia de Kharboucha), cantada por Hayat el Idrissi. El investigador Hassan Najmi escribió una tesis sobre Aïta “Canto al-aïta, poesía oral y música tradicional en Marruecos” en dos volúmenes y dedica un capítulo entero a Kharboucha. Farida Bourqia también se inspiró en la vida de Kharboucha para escribir el guión de la serie de televisión “Jnane el kerma”. También el dramaturgo Abderrazzaq Badaoui se inspiró en Kharboucha para su obra teatral “Milouda Bent Driss”. Otro homenaje fue la película de 2009 del cineasta Hamid Zoughi, que ofrece una conmovedora historia de Kharboucha interpretada por la actriz Houda Sedki.

La leyenda es cantada, entre otros, por todos los grandes nombres del Aïta, como Bouchaïb el Bidaoui, Maréchal Qibbou, Hajja el Hamdaouia, Fatna bent el Houcine, Hajib o incluso Bouâzzaoui.

Nacimiento del mito de Kharboucha

Cualquiera que sea la verdad sobre Kharboucha, ficticia, dramatizada o vivida, podemos afirmar que, por su dimensión humana, histórica, artística, política y social, este personaje auténtico, conmovedor y fascinante, es una joya del patrimonio marroquí. .

Por su personalidad, eliminó toda connotación peyorativa de la palabra “chikha” y revalorizó este nombre de cantante popular elevándola al rango de artista. Sus canciones, transmitidas y transmitidas oralmente de generación en generación, han contribuido a dar reconocimiento a esta música excepcional que es el Aïta.

Para ver la película completa sobre la vida de Kharboucha con subtítulos en francés:

Acerca de Giselle Habibi

Soy la autora del libro Danza Oriental en Egipto, periodista, traductora y bailarina de danza árabe, pero ese es mi ego hablando. Mi yo interior es un espíritu despierto, un alma ecléctica que vive el presente apasionadamente. Creo que en la amplia variedad de habitantes de este mundo tenemos una fuente inagotable de maestros así como de compañeros para disfrutar el samsara. Desearía que cuidáramos mejor a la naturaleza y especialmente a nuestra familia humana, porque todos somos UNO y lo que pensamos, hacemos y decimos reverbera para siempre.
Esta entrada fue publicada en música y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s